#LoSexyDeLaCalle, ¿cuál es tu lado salvaje?

Todos tenemos un lado salvaje, ese lado desinhibido y excitante que atrae a cualquiera, pero ¿te has fijado que la sensualidad que hay en las calles, sus misterios y encantos son muy peculiares?

#LoSexyDeLaCalle está en que el erotismo va más allá de un encuentro íntimo, y para muestra los siguientes casos recopilados por Playboy Condoms.

El ritmo. Es como tener fuego en los pies, las rolas que se escuchan en las micros, en las colonias y en las fiestas. La gente sabe gozar y sacar el lado sensual y candente cuando de bailar se trata. Está comprobado que un buen bailarín no sólo es sexy, sino un imán de miradas.

El grafitti. Sin duda las calles también son piezas de arte. Abundan creaciones que reflejan la pasión con que fueron hechas. Las curvas, las líneas, los colores, las texturas; expresiones que reflejan el estilo de vida de los jóvenes amantes del arte urbano.

El lenguaje. Hay piropos con magia y alejados de lo vulgar; juegos de palabras que actúan como orgasmos para el oído. Si quieres conquistar a tu pareja no dudes en hablarle bonito: “La vida sin ti no sería vida sino tiempo” o “Yo quisiera ser un fosforito y que tú fueras una vela, para verte derretir cuando yo te dé candela”.

El taco de ojo. Seguro alguien ha atrapado tu atención en la calle, en el transporte público o en algún lugar público. Dicen que la vista es natural, así que hay que aprovechar, pues por ver no se paga.

El papelito. Nunca falta el valiente que se atreve a anotar su teléfono en un papelito y entregarlo a su respectiva conquista; en una de esas habrá una llamada telefónica para entablar alguna charla. Y aunque esto no llegase a ocurrir, la emoción y la incertidumbre es muy emocionante.

Si te fijas, el lado sexy está en cualquier parte. Cuéntanos, ¿cuál ha sido tu mejor historia en las calles de la ciudad?

Deja un comentario