¿Qué es el orgasto?

Si, leíste bien, no es error ortográfico, el orgasto es una forma de placer que pocas parejas experimentan, se le llama así al desencadenamiento automático que se produce en la mente para lograr un orgasmo. Es decir, el orgasto es esa reacción previa al placer físico que nos indica, justamente, que estamos por experimentar un orgasmo vaginal, clitoriano o anal.

¿Cómo se relaciona un orgasto con el orgasmo?

Un orgasto fallido o ignorado puede ser el responsable de que nunca lleguemos al orgasmo, aun después de intensas horas de placer, las distracciones, preocupaciones, dudas y emociones negativas impiden que el orgasto se consiga y se conecte con el resto de nuestro cuerpo.

¿Cómo puedes experimentar un orgasto?

Para lograr una conexión entre lo psicológico y fisiológico, es necesario dejar a un lado los pensamientos intrusivos y la ansiedad que éstos nos provocan ya que bloquean de manera inconsciente la respuesta mental que debería ser automática ante el placer.

¿Es posible tener un orgasto al mismo tiempo que tu pareja?

Conseguirlo no es imposible pero sí complicado. En primer lugar, ambos deben comprender que existen dos conceptos importantes en el sexo: excitación y placer. El primero pertenece a la dimensión fisiológica porque forma parte de los reflejos y las sensaciones corporales; mientras que el placer se relaciona exclusivamente con una faceta emocional y/o psicológica. Así que para tener un orgasto junto con tu pareja, y por lo tanto llegar al clímax al mismo tiempo, es necesario estar consciente tanto del placer como de la excitación para conjuntar ambas respuestas en un solo estimulante que conecte cuerpo y mente.

La dilatación del suelo pélvico, la contracción de las paredes vaginales y la secreción de flujo es parte de las respuestas automáticas que nuestro organismo tiene ante la excitación; sin embargo, el orgasmo va más allá de una serie de reacciones. Por ello es tan importante fijar los pensamientos en el placer que el momento nos está provocando, pero, sobre todo, aceptar lo que sentimos y permitirnos disfrutarlo para no ignorar ni evitar el orgasto.

FUENTE: CLTRCLCTVA

Deja un comentario